Sanciones si conduces ebrio

Consumir alcohol en exceso o drogas está totalmente contraindicado para los conductores activos, ya que como es bien sabido el consumo de este tipo de sustancias afectan los sentidos, especialmente la vista, y tampoco permiten el estar completamente alerta o consiente de lo que ocurre alrededor, lo que significa un peligro tanto para los demás conductores como para los transeúntes, y por supuesto para la persona que se encuentra en dicho estado.

Por todos estos motivos, la legislación española impone algunas sanciones para los conductores a los que se les encuentren signos de tener algún grado de alcoholismo, las mismas pueden resultar un poco severas, sin embargo son necesarias. En el caso de las drogas el procedimiento es similar, pero el detenido tendrá una penalización independientemente del nivel o grado de drogas que haya conseguido.

¿Qué efectos causa el alcohol en los conductores?

  • Disminuye en gran medida sus reflejos.
  • Se sobrevaloran las capacidades propias.
  • La capacidad para poder calcular las distancias o velocidades se ve disminuida.
  • La torpeza al realizar cualquier movimiento, lo que da lugar a frenazos y volantazos innecesarios.
  • Se pierde por completo el autocontrol, y la actitud del conductor puede volverse extremadamente agresiva.
  • Produce somnolencia.
  • Causa fallos en la capacidad de orientación.

Multas por alcoholemia

Cuando se trata del alcohol, tanto conductores de vehículos móviles, como los conductores de bicicletas no pueden estar haciendo uso de estos con una tasa de alcohol mayor a los 0,5 gramos por litro en la sangre, o del mismo aspirado en aire que supere los 0,25 miligramos por litro.

En el caso de los vehículos que se encargan de transportar mercancías o pesos elevados al de un auto normal, como los vehículos que estén destinados a transportar viajeros de más de nueve plazas, los de servicios públicos o transportes escolares, los que llevan mercancías peligrosas como químicos tóxicos o los servicios de urgencia, los conductores no tienen permitido hacer uso del vehículo móvil si se les encuentra una tasa de alcohol en la sangre que supere los 0,3 por litro, o de alcohol inhalado en el aire mayor a los 0,15 miligramos por litro.

También podría darse el caso de que simplemente le sea retirado el permiso de conducir, privándole así de este beneficio. Esto sería en un caso más extremo en donde la persona que va al volante este en un estado de ebriedad que resulte alarmante, o que se resista a cumplir con los servicios laborales que le hayan sido impuestos.

Multas por alcoholemia: Compañía del seguro

Aparte de las multas y penas antes mencionadas, dependiendo del tipo de accidente en el que el conductor se vea implicado, deberá pagar no solamente la comisión por la infracción sino también aquellos gastos de los que la Compañía Aseguradora no se haga cargo.

En el caso de que el accidente sea de gravedad, e incluso que se encuentre algún herido o fallecido, el dueño del vehículo puede quedar condenado a la privación de su libertad, como comisión del delito cometido.

Multas por alcoholemia: Casos especiales

Después de lograr obtener el permiso o licencia que les da la libertad de conducir, las personas no podrán ser detenidos superando una tasa de alcohol en la sangre de 0,3 gramos por litro o 0,15 de alcohol aspirado, por un mínimo de dos años, en este caso la tarifa de la multa seria de un monto mayor al normal.

Además de estos límites que se rigen por el Código Penal de España, en el caso de que el conductor sea encontrado bajo los efectos de una tasa de alcohol espirado mayor a los 0,60 miligramos por litro o una que supere los 1,2 gramos por litro en la sangre, será considerado como un acto ilícito, y podría ser castigado con una pena de 3 a 6 meses en prisión, o realizar trabajos que resulten beneficiarios para la comunidad durante un lapso de 31 a 90 días.

Costo de multas por conducir bajo los efectos del alcohol

Si se llega a da el caso de que el conductor ebrio no cumpla con todos los requisitos, es decir no tenga todos sus papeles en regla, puede ser multado de dos modos, en efectivo o por puntos. Cada carnet tiene una cantidad de puntos, y dependiendo de la infracción cometida estos se irán descontando, hasta que ya no se tengan más y simplemente se le sea retirado el mismo.

Según sea la gravedad de la situación, la persona al volante deberá pagas una sanción de 500 euros o de 4 a 6 puntos.

En el caso de que el conductor ya hubiese sido multado por problemas de alcoholemia durante el mismo año, le será retirada por completo la licencia.

¿Es obligatorio realizar la prueba de alcoholemia?

Los conductores tienen la obligación legal de realizarse la prueba práctica de alcoholemia. En el caso de que un conductor se niegue los procedimientos legales serán los siguientes:

  • Administrativo: en este caso la sanción será la imposición de una multa por un importe de 500€, también puede implicar una pérdida total de los puntos del carnet.
  • Penal: si el detenido se niega y se le toma la prueba por la fuerza, si llega a presentar una taza de 0,60 miligramos por litro, podría ir a prisión por un lapso de 3 a 6 meses.

Referencias legales

Existen algunas referencias legales en las que se apoyan todas estas sanciones, están escritas en la constitución española y su incumplimiento puede conllevar represalias bastante graves.

Articulo 12,67 y Anexo II del Real Decreto Legislativo 339/1990, de 02 de marzo. En este artículo de aprueban las leyes de tráfico, que son todas aquellas que permiten una buena circulación en los vehículos móviles.

Articulo 20 Real Decreto 1428/2003, de 21 de noviembre. Esta fecha fue a probada por primera vez el Reglamento General de Circulacion para la cual se aplica un desarrollo del mismo texto que fue articulado de la ley sobre el tráfico.

También se tienen en cuanta la circulación de vehículos de motor y de la seguridad, esto fue aprobado por el Real Decreto Legislativo 339/1990, de 02 marzo.

Articulo 379 Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre. Fecha en la que el Código Penal fue elegido.